[...] - El Mundo es eso -reveló- un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

septiembre 12, 2010

Ocurrencias de domingo

Caminar tan rápido no me hace avanzar más, por eso hay veces que tengo que frenar, mirar el espejo y acordarme quién soy.
No vaya a ser que me pierda de mí misma y después no pueda encontrarme.

Intentemos de nuevo.

1 comentario:

  1. Lo mejor es dar cada paso conscientes de hacia dónde vamos!
    besosss

    ResponderEliminar

E L L A

... Ella sufre en alguna parte. Siempre ha sufrido. Es muy alegre, adora el amarillo, su pájaro es un mirlo, su hora la noche, su puente el Pont des Arts ...